Una experiencia natural

Hay cosas que no se pueden explicar. Para entenderlas hay que sentirlas, tocarlas, olerlas e incluso saborearlas. Un bueno cocido en una casa de turismo rural después de una ruta en plena naturaleza, un paseo al lado del río para después tomar unos vinos, quedarse sentad@ al lado de un “sequeiro” mientras las castañas caen sobre las hojas secas en otoño, respirar el aire puro de primera hora de la mañana cuando las nieblas se comienzan a levanar en las cumbres… eso es A Pobra do Brollón. Una experiencia natural.